Ver los caballos correr

No, no te imagines a una manada salvaje de caballos corriendo por las verdes praderas norteamericanas, con indios cabalgando detrás para capturarlos. Nada más lejos.

Esta frase se utiliza muchísimo para decir que se queda con mucha hambre tras comer.

Por ejemplo: – “¿Qué tal se come en el Hotel Don Pepe? – Tú Veráh!, me he quedado como el que ve los caballos correr.” (apreciemos el doble uso de frases talavéricas)

Viendo correr a estos caballos, me entra hambre, sí.

Leave a Reply